Miércoles
2 de marzo del 2011

Vivir sanamente

Junto al Espíritu divino, voy paso a paso hacia mi bienestar.

Soy un ser espiritual en un cuerpo físico en un mundo tridimensional. El orden divino que rige el universo y mantiene a los planetas, las estrellas y el sol en sus órbitas, también obra en mí. Doy gracias por mi cuerpo y determino vivir sanamente. Hago ejercicios con regularidad, consumo alimentos nutritivos y tomo tiempo para descansar.

Bendigo mi cuerpo. Tengo presente que la vida divina se expresa en mí y por medio de mí. Compartir mis dones y talentos también forma parte de vivir sanamente.

Doy y recibo, trabajo y juego, interactúo con otros y guardo tiempo para mí mismo. Acepto conscientemente mi experiencia espiritual —oro, escucho, aprendo y crezco. Doy gracias porque vivo en Dios y Dios en mí.

Glorificad, pues, a Dios en vuestro cuerpo.—1 Corintios 6:20

fuente: http://unity.unityenlinea.org/publicaciones/laPalabra/readLaPalabra.html#Miercoles

Advertisements