¡Queridos hijos!Los miro y en sus corazones no veo alegría. Hoy deseo darles la alegría del Resucitado para que Él los guíe y los abrace con su amor y con su ternura. Los amo y oro continuamente por su conversión ante mi Hijo Jesús. ¡Gracias por haber respondido a mi llamado!
fuente

Advertisements