La famosa careta que muestra a un hombre blanco, sonriente y con un bigote, representa a Guy Fawkes, el famoso católico inglés que participó de la frustrada Conspiración de la Pólvora un 5 de noviembre de 1605.

Lo hallaron con barriles de pólvora a punto de detonarse. Su mayor mérito recae en que pese a ser torturado y azotado por días, jamás reveló los nombres de otros conspiradores. Después fue ejecutado en Westminster y descuartizado para advertir a otros traidores.

Advertisements