“Es bueno saber que la última palabra no la tienen quienes se reparten el mundo, ni la fuerza del dinero ni la de las armas. La última palabra es la de Jesús, que, por suerte, no juzga  con criterios humanos, sino con los del Padre: la compasión y la acogida.”

Advertisements