HOPE

Image by DieselDemon via Flickr

Si alineas tus sueños con los sueños de Dios, tus ojos verán surgir nuevas y grandes bendiciones.

La clave está en que tus sueños no sean una fantasía caprichosa, marcada por deseos infantiles y egoístas.
La clave está en que tus sueños sepan descubrir los senderos de bendición que Dios te ha preparado, para caminar en ellos día tras día.
Entonces, verás como el cielo oscuro de tus horizontes se abre y se pinta con un arco iris de esperanza.
Ábrete en ese día, a la gracia que el Señor te está enviando, y hazlo de todo corazón, pues los sueños del Señor para tu vida, superan todo lo que puedas llegar a imaginar.
Advertisements