Danger Ahead

Image via Wikipedia

El Señor seguramente te ha protegido y te ha librado de muchos males, de muchos peligros, de muchos pesares, algunos de ellos aun antes de sufrirlos.

Dale gracias no sólo por aquello que ves, sino también por aquello que sin ver, intuyes que Él ha hecho en tu vida y de lo cual te ha resguardado y rescatado.
Él es como un padre que, de manera invisible, va caminando delante de ti.
Él va sacando las piedras del camino, con las cuales podrías tropezar, caer y lastimarte. Él ahuyenta a quienes quieren hacerte daño, y quizá tú no llegas siquiera a enterarte.

Lo hace porque sabe de tu fragilidad y especialmente por el gran amor que por ti siente. Por lo cual vuelve a entregarle tu vida y encomienda a Él todas tus sendas a fin de que sea tu protector y el protector de tu familia, a lo largo de toda la jornada.

via

Advertisements