Danger Ahead
Quienes, en las diversas etapas de su vida, pero especialmente durante la niñez, se han sentido protegidos y afirmados por sus mayores, seguramente han desarrollado una fortaleza interior que les permite atravesar, con cierta serenidad y optimismo, las situaciones críticas de la vida.
En cambio, quienes no recibieron la suficiente contención que su alma requería, tendrán la tendencia de magnificar las dificultades y de dramatizar las situaciones conflictivas que exigen una serena solución.
Todo esto es fruto de una inseguridad interior, la cual pudo ser escondida con diversos “maquillajes”, por el temor de mostrarnos débiles y vulnerables delante de los demás.
Si te sientes inseguro y temeroso, entrégale a Dios tu corazón con todo lo que hay en él. Entonces, Él estará cerca de ti, quizá tan cerca como nunca antes lo había estado, o tal vez sería mejor decir, como nunca antes tú lo habías sentido.
Advertisements